martes, 20 de marzo de 2018

¿Y para qué?


¿Y para qué me pensaste, sabiendo que no existía?
Porque pensé que pensándote al existir me traerías; de la mano, que en mis sueños, soñé que se me tendía.