domingo, 24 de diciembre de 2017

Texto 13.9

13.9 “Encarcelar o silenciar a los directores es afición común de la infraconsciencia y ha sembrado de alambradas los caminos de los poetas, y los maestros excavan túneles bajo la tierra sin apenas aire para encender hogueras que casi nadie ve. Pero éste es el mundo de la apariencia, en aviesa contradicción entre la Física y la fe, que nos enseña que ningún calor se pierde y ninguna luz es inútil ni queda secuestrada para siempre”.
 
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Quizás la mayor dificultad de la razón, desde la infracosnciencia, es desembarazarse de la sensación de autosuficiencia para poder abrir los ojos y los oídos hacia gente que ha sido capaz de recorrer el camino de su propia aventura. Pero además, si en algún momento atisbara alguien que pudiera dar un sentido y armonía a lo que la mayoría vemos como desorden, es probable que desterrase a esas personas ante la sensación de ver su razón en entredicho.
Sin embargo más allá del ámbito de la razón, cada aliento que nos invita a la aventura y que ha sido sembrado por científicos, poetas y místicos permanecerá en el aire que respiramos para encender hasta el más mínimo rincón de nuestro organismo. Y así propiciar que nuestra memoria se despliegue, para que el entendimiento se libere de la justificación y la voluntad no requiera del deseo para recorrer el camino de la Fe.