domingo, 16 de abril de 2017

Texto 12.23

12.23 “A los treinta y cinco llega la edad mecánica, hay que buscar en cada momento la diferencia dentro de la apariencia de igualdad, un proceso difícil y apasionante que despierta el estado de alerta”.
 
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Del estudio del movimiento de los cuerpos es de lo que se ocupa la mecánica y lo mecánico es aquello que, una vez puesto en marcha, ejecuta y mantiene las acciones de una máquina. Mecánico es, también, eso que se hace sin reflexión, sin alma.
El Universo, la realidad, es una gigantesca máquina.Y, aunque no lo sea, hay que explicarlo como si lo fuera, como una sucesión encadenada de causas y efectos. Esta es la esencia del mecanicismo.
Una explicación en la que lo físico y lo real llegan a ser la misma cosa. Cuerpos que se desplazan y giran respecto y en torno a otros. Como los engranajes, el resorte, el volante, el áncora y las demás piezas de un reloj. Una explicación basada en regularidades, en la aplicación de las mismas leyes según cada circunstancia. Todo está escrito en las fórmulas de la Física.
Y sin embargo, parece contradictorio hablar de repetición en un mundo que cambia continuamente. El movimiento, el devenir, es la esencia del espaciotiempo. No puede entenderse si no es como un proceso. El proceso mediante el que ser se hace o llega a ser.