sábado, 31 de diciembre de 2016

Experimento


Después de varios días enredando con la webcam - si es que esto es la webcam y si es que se llama así o no lo he escrito mal - he conseguido hacerme esta foto, y otras, pero esta es en la que he salido mejor o menos mal.
Lo que no logro averiguar es, cuando me hago un video - que también me lo he hecho, sacándome la lengua y haciendo muchos guiños, porque me hacía a mí gracia - dónde rayos se va cuando lo paro, porque por más que lo busco por carpetas y rincones no hay manera.
Tampoco entiendo por qué lo que se ve a mi espalda sale invertido, lo de la derecha a la izquierda; y mi cabeza inclinada al lado contrario, que me acuerdo yo muy bien de que yo la tenía de otra manera.
Y ahora, cuando quiero guardar esta entrada, me doy cuenta de que no es este el blog que quería. Pero, bueno, total qué más da.

domingo, 11 de diciembre de 2016

12.5

Publicado por  el Dic 11, 2016 en Prólogo a la carta número doce. La música de los biorritmos.

12.5 “Cada sociedad adopta unos comportamientos e impone un ciclo de funcionamiento común (biorritmo social) al que deben adaptarse todos los individuos que la integran. Esta forma común de afrontar los latidos de la Tierra y los mensajes del Cosmos podría no parecer descabellada. Tiene las ventajas de la uniformidad, de la unificación de objetivos y de la convergencia. Pero ningún hombre ha nacido para ser domado sino para ser libre. Muchas personas se obligan a adaptar su ritmo biológico al social, y sus estados fisiológico, sensorial y espiritual se rebelan creando constantes choques emocionales que emborronan la consciencia. No hay dos personas que amanezcan de la misma forma ni que tengan la misma relación con el día y la noche, o sintonicen de la misma manera la verticalidad del Sol”.
12_5
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Desde la Ilustración, parace que el pensamiento Occidental ha impuesto un sistema de funcionamiento social basado en medidas que se apoyan en un horizonte monista y dan por hecho que se puede construir un saber completo, cuya presunta capacidad para responder a toda pregunta y para resolver todo problema, termina por ignorar la misma capacidad individual de interrogar o cuestionar la realidad.
De este modo, a la figura ilustrada del «experto» se opone la romántica del héroe, creador individual que está por encima de los estándares reconocidos de valor porque es él quien crea el valor. Desde este punto de vista, el arte puede proponer nuevos significados y el lenguaje abre su dimensión fundacional (un poeta es el creador de un pueblo; le da un nuevo mundo para contemplar); y en cierta medida, nuestro universo es aquello que elegimos hacer de él.
Siempre que intentamos comprender algo, con cualquiera de los poderes que están a nuestro disposición, descubriremos que lo que buscamos es inagotable, que estamos intentando apresar lo inaprensible, aplicar un fórmula a algo que se escapa de la nuestra, porque siempre que intentamos aprehenderlo se abrirán nuevos abismos, que a su vez abrirán otros abismos.
Cuando uno se pregunta cómo es posible entonces comenzar a comprender la realidad, sin distinguirse, por un lado, a uno mismo como sujeto, y por otro, a la realidad como objeto, sin aniquilarla en dicho proceso, una posible respuesta, es explicar la realidad mediante mitos o símbolos.
Así, en el relato bíblico de Caín y Abel, incluido en el Génesis, podría interpretarse como un mito que muestra como dos hermanos pueden convertirse en enemigos mortales por el hecho de adorar al mismo Dios de la misma manera, sin entrar en más explicaciones, esto podría querer mostrar que la pretensión de igualdad es imposible o, si se prefiere, refleja los males de la negación de la jerarquía. De esto modo, se podría decir que la causas de todas los conflictos sociales –en suma, de toda la violencia-, es siempre la misma: la negación de la jerarquía. Como si los conflictos sociales, continuaran este relato.

domingo, 13 de noviembre de 2016

13/11/2016 22:43


Hoy me ha mandado esta. Dice que son espinacas rehogadas con pasas y piñones. Un buen puñado de pasas y otro de piñones en la sartén con un poco de aceite, y cuando las pasas se han inflado y cambian de color se añaden las espinacas - crudas, dice, tal cual salen de la bolsa de supermercado en la que ya están lavadas y todo - y se las marea un poco hasta que se ve que están mas oscuras y muy brillantes y que han mermado un montón. Que hay que tener en cuenta que en crudo parecen muchas, pero una vez rehogadas se quedan en una pizca. Y que por eso es mejor poner la sal al final, que si no te confías en "huy, cuántas" y te salen saladas.
Parece que últimamente le ha dado por cocinar. Que, mira, mejor, así se entretiene y no piensa en tonterías.
¿Has visto el destornillador pequeño de estrella?
Tampoco encuentro un botín de los negros, esos con hebillas a los lados que me compré no hace ni un mes.
Enciende el horno para que se gratinen los raviolis, que ya tienen el queso y todo.
Y la luz del pasillo apágala.
No, lo tengo en la mano y no es el suplemento de moda y cotilleos; es el de economía de color sepia ¿Pero tienes total seguridad de que lo trajiste?

domingo, 30 de octubre de 2016

QR de mi Facebook


QR de Telarañas


Texto 11.22

Publicado por  el Oct 30, 2016 en Undécimo mensaje. Las cárceles de la razón.

11.22 “Cuando el hombre busca con sosiego ampliar la consciencia, reconocerse en su provisionalidad, está borrando la deuda con el mundo y buscando la alianza entre biología, voluntad, conciencia y destino; ni se huye de la vida ni se intenta detenerla, y desaparece la necesidad de ser admirado, de ejercer poder y prestigio”.
11_22
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Desde la lectura atenta de este texto, sincrético y preciso, me surgen dos especiales reflexiones a desglosar.
La idea de asumir nuestra provisionalidad, en primer lugar, me parece que hay que subrayarla, aunque pueda parecer que este libro insiste de muchos modos en ello. Porque nuestra mente se resiste rígidamente a asumir, minuto a minuto, ese relativismo, esa condición de ilusorio con que está fabricada esta ficticia realidad, que tantos banales afanes nos procura. Idea-requisito fundamental para la evolución, es sin embargo aquello que los que rigen el mundo, los que deberían ser más sabios, más se niegan a difundir, y aún peor, impiden que se conozca con mil y un equívocos racionalistas cargados de dramática prepotencia. Con la venia de sus súbditos todos.
La segunda es que si todo ser humano que nace tiene una deuda con el mundo, viene ya con una responsabilidad sobre sus hombros. El propósito de borrar esa deuda no es, por tanto, un mero heroico “gesto” de generosidad, sino que deberíamos considerarlo más bien como una especie de obligación cósmica, un requerimiento de responsabilidad inherente a lo humano. Y consiguientemente con todo lo mal que se han hecho y se están haciendo las cosas, de lo cual no podemos considerarnos simples espectadores o candorosos lectores de libros de Historia. Portamos en nuestro ADN colectivo, en eso que se ha dado en llamar “basura genética”, esa carga y esa íntima exigencia, pues en él está inscrita, de forma y lectura aún incomprensible para nuestra razón, pero quizá no para nuestra conciencia, la memoria de la humanidad. (Ver párrafos 5.24 y 10.5)
Desde la adopción de ese sano y humilde escepticismo acerca de lo que creemos ser y desde el auténtico reconocimiento de esa responsabilidad ontológica con el mundo, puede que sea mucho más evidente lo ridículo de nuestra necesidad de admiración, prestigio y poder.

martes, 11 de octubre de 2016

Mira, estas bonita:

No me creí donada delo que di "zen" misa migas. Pero Noé re plica do ni una pala abra. Va mosqueta bien, ya quien san Juan se ladee san Pedro se laven diga "treinta y tres".
Di "galo". O decí "metro".

Árame vía dormir.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Impacto


Me despierta un ruido grande pero sordo, como de algo de una sola pieza y muy voluminoso golpeando sobre una superficie cubierta por algún tipo de material acolchado o sobre la arena de una playa desierta sin causar víctimas ni destrozos porque, de lo contrario, se hubiesen oído gritos, o lamentos, o demandas de auxilio o el crujir de objetos que se quiebran, a menos, que también lo pienso, “el impacto haya sido tan rotundo que”.
E imagino Hiroshima como imagino siempre que la pienso Hiroshima preguntándome  por qué no Nagasaki o lo que no imagino sin saber por qué siempre que a continuación de Hiroshima pienso indefectiblemente en Nagasaki como específicamente Nagasaki.  
Pienso asomarme al balcón pero me digo que no va a merecer la pena porque no tengo cerca ninguna playa; y no habiendo podido ser sobre una playa (o sí sobre una playa, no se puede descartar de plano que pueda sobre cualquier playa del mundo producirse un impacto que produzca un ruido grande pero sordo como de algo de una sola pieza y muy voluminoso golpeando sobre una superficie cubierta por algún tipo de material acolchado, pero no la playa sobre la que yo estoy imaginando) no tiene el menor sentido ponerse a averiguar si ha habido víctimas entre los bañistas desprevenidos y despreocupados tumbados, tranquilamente, panza arriba dorándose al sol contrariados porque en un par de días terminarán sus vacaciones de verano y tienen, aún, que recoger todos sus enseres y empaquetarlos y organizar el viaje de regreso a sus ciudades de origen maldiciendo de la vida cotidiana y de los atascos y de que la nevera, ya lo verás, va a estar vacía.
Y está vacía. No la nevera imaginaria de unos bañistas que tumbados tranquilamente panza arriba dorándose al sol desprevenidos y despreocupados imaginan contrariados que en un par de días terminarán sus vacaciones de verano sino la de quien en una mañana de invierno los imagina recogiendo todos sus enseres y empaquetándolos y organizando el viaje de regreso a sus ciudades de origen, maldiciendo de la vida cotidiana y de los atascos y de que la nevera, además, que lo acabo de mirar, esté vacía a menos, que también lo pienso, que alguien a quien despertó un ruido grande pero sordo , como de algo de una sola pieza y muy voluminoso golpeando sobre una superficie cubierta por algún tipo de material acolchado o sobre la arena de una playa desierta sin causar víctimas ni destrozos porque, de lo contrario, se hubiesen oído gritos, o lamentos, o demandas de auxilio o el crujir de objetos que se quiebran,  tenga la ocurrencia de ocuparse de sus propios asuntos y dejar de una puñetera vez de imaginarme.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Texto 11.16

Publicado por  el Sep 18, 2016 en Undécimo mensaje. Las cárceles de la razón. 

11.16 “Los que comen raíces mientras acumulan manjares, los que visten seriedad sin tener motivos para la tristeza, los que cultivan discordias ofreciendo caricias y amparo, los que labran pecados lacerando la carne, quebrantando los huesos con penitencias y se envuelven cabizbajos en sombras, están burlando los leones de la ley y son asimismo buscadores de inocencia”.
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Pretender la pureza a través de la virtud, considerándola un premio, una recompensa al esfuerzo y la corrección desde unas formas cerradas y estereotípicas. Fachadas apolíneas franquean la puerta que da a la cueva de los dragones donde todo es mucho más confuso y contradictorio, donde lucha una realidad que debe ser trascendida o mejor dicho transformada. Desde esa aparente virtud, la energía vive como amortajada, enclaustrada, recorriendo siempre los mismos y cortos caminos en una aparente serenidad y coherencia que no hace sino pudrir la vida injustamente. Evitar el desafío de la fuerza, de la lealtad hacia la belleza de lo espontáneo sin tarjetas de presentación, del respeto sin juicio de los misterios del mundo y de quienes nos rodean, evitar nuestra propia verdadera inocencia sin juicio, y no aquella que se lava las manos, es la mayor injusticia que el hombre pueda ejercer sobre sí mismo. Y es que parece que la materia no merece tratarse como algo puro; temerosos de su fuerza la miramos desde la perversión de nuestro estado como algo ya corrupto en sí mismo. Decía Nietzsche en Zaratustra: “Que vuestra virtud sea vuestro yo mismo y no una cosa extraña, un encubrimiento: ¡ésta es la verdad que viene desde el fondo de vuestra alma, virtuosos!”.

domingo, 10 de julio de 2016

Texto 11.10

Publicado por  el Jul 10, 2016 en Prólogo a la carta número once. La cárcel del ego.

11.10 “Mientras en la vigilia, los vendedores de sueños siguen predicando soluciones de baratillo. Algunos vocean mitades de fórmulas mágicas robadas a las artes evolutivas, otros proclaman las ventajas fantásticas de la relajación y cuentan a las gentes confusas lo que quieren oír y hacen sortilegios que buscan confundir trabajo con adocenamiento para rodearse de admiradores que han dejado de creer en sí mismos. Suelen ser personajes que manejan citas, de porte engolado y mirada autosuficiente, que se refugian en conocimientos secretos que nunca ejercen y que manejan la buena fe de las gentes como una mercancía más en el mundo del consumo. Son usurpadores que no saben nada de chamanes y de magos, y menos de maestros de la fe, pero manejan citas sánscrito-brahamánicas o cabalísticas o sufíes desde la difusión de algunos rituales, orquestándolos de manera uniforme y multitudinaria. Son verdaderos impostores que sospechan que el hombre asiste indefenso en apariencia a la crisis de la fe, y que el súbdito de la infraconsciencia, la razón, no puede dar respuestas a tantas interrogaciones pintadas en las caras de los espejos”.
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Vivimos tiempos de confusión y contradicción donde se reivindica la libertad a voz en grito mientras se exigen derechos y se descartan obligaciones. Donde se habla de salud como si esta fuera un síntoma de evolución, donde se buscan un cuerpo y mente sanos, como si la mente estuviera formada exclusivamente por el pensamiento, éste la más de las veces egocéntrico y obsesivo.
Se convierten en prácticas de entretenimiento o terapéuticas, ancestrales planteamientos profundos sobre el sentido del hombre y su evolución; y cuántas personas se autodenominan maestros de ese conocimiento tras haber recibido un cursillo intensivo de seis meses, considerándose capaces por ello de guiar a mucha gente hacia el camino de la felicidad. Por supuesto, no saben demasiado acerca de las diferencias energéticas de cada persona, ya que tratan a todo el mundo por igual sin preocuparse o ni siquiera plantearse con responsabilidad la trascendencia o repercusión que sus prácticas puedan tener en quien se pone en sus manos. Por otro lado está el seudo paciente/discípulo que tampoco tiene esto demasiado en cuenta, ya que su principal motivación es conseguir un estado de tranquilidad con poquito de esfuerzo, y que deje de dolerle el dedo gordo del pie, porque esa es la señal de estar en paz y armonía con uno mismo y la naturaleza. Por supuesto esto dura solo un poco, tras salir de la sesión de “yoga”, y pronto volvemos a caminar por la calle ciegos y sordos, cabizbajos, infelices, tristes y solos.
El esfuerzo, el conseguir por uno mismo, el desarrollo, nada importan a esta sociedad de los remedios instantáneos. Y ante esta situación se abre un negocio amplio y muy rentable: el de la dependencia psicológica a todas estas prácticas seudoespirituales, estandarizadas, masificadas, desde planteamientos utilitarios y personalistas, buscando en ellas un beneficio exclusivamente propio, olvidando que la libertad esta más cerca de servir que de necesitar que te sirvan.

viernes, 3 de junio de 2016

domingo, 29 de mayo de 2016

Texto 11.4

Publicado por  el May 29, 2016 en Prólogo a la carta número once. La cárcel del ego.

11.4 “Si a la hora de valorar un desconocimiento se estuvieran abriendo las múltiples nuevas interrogaciones que plantea, se estaría transmitiendo a través de lo que se ignora pasión hacia la aventura de saber y no autocomplacencia alrededor de los cuatro datos usados como recio escudo de papel”.
 11_4

domingo, 24 de abril de 2016

Texto 10.22

Publicado por  el abr 24, 2016 en Décimo Mensaje. El vehículo de la fe, el amor |

10.22 “Aun si por un momento pudiéramos pensar que el alimento pránico convertido en proceso interior fuera suficiente para mantener la vida biológica, mientras recorriéramos el camino de trascender la materia habríamos muerto. La tendencia a creer que la dualidad es un destino, no una transición, se hace presente en el comportamiento de la energía, del pensamiento convencional y del aparente desorden de la materia, pero sólo es una vibración plana al encuentro de lo trinitario, que cierra el principio de lo manifestado y dimensiona el amor más allá del deseo y la necesidad”.
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
¿Cuál es el proceso interior que permite mantener la vida? ¿Qué significa aquí la palabra trinitario? ¿Cuál es el sentido de la última frase del autor?
Las respuestas que podamos dar cada uno, mediatizadas por nuestra propia naturaleza, no hacen sino reflejar lo que somos, y no lo que podemos llegar a ser. ¿Cómo podríamos añadir algo a lo que conocemos o transformar nuestra conciencia cuando todo lo que hace es devolvernos el reflejo de lo que vemos?
La historia de la Cenicienta, recurrente de muchas maneras en muchas partes del mundo, es una alegoría de este alma desfigurada, por el polvo y la cenizas que nos rodean; drama que se acerca a tragedia en el hombre moderno. La extinción de esa llama, que mantiene la vida biológica, sin la cual la vida se vuelve un pobre asunto, algo penoso, “tierra baldía” de donde ha huido esa chispa que mantiene vivo, latente, el encuentro con lo trinitario.
En todas las épocas, los poetas y los escritores han expresado la nostalgia por algo que se tuvo y se perdió o que es posible alcanzar, especie de tesoro de muchos ropajes y muchos nombres.
Hay espejos y espejos; y muchos grandes escritores plantean la necesidad de una cultura más adecuada, que permita elevar a la sociedad en su conjunto a un mayor autoconocimiento, ¿y qué es el hombre sino la única criatura en la que existe esta posibilidad y sobre la que recae esta tarea?
Cuando uno trasciende su consciencia ordinaria, oye la canción de la Musa, y se abre al poder femenino, como contrapartida, de la mente “masculina” en forma de yo, que a su vez se le subordina.

sábado, 9 de abril de 2016

Cortina de diseño


Procedimiento:

Se compra una sábana encimera (o un juego completo, con almohadón y todo, en carrefour por 14 o 15 € si no recuerdo mal) y se dobla por donde se ve en la imagen. Se pone un imperdible en cada extremo y va una a una modista de las de arreglos y le dice "échame, por favor, una costura por aquí". Si una (o uno) es habilidosa o habilidoso y tiene máquina de coser lo puede hacer ella/él mismo y se ahorra los 6 € de la modista. Luego me mete por la barra y ya está.
Vamos, que por unos 20 € tienes la cortina y una bajera + un almohadón.


domingo, 20 de marzo de 2016

Texto 10.17

Publicado por  el mar 20, 2016 en Décimo Mensaje. El vehículo de la fe, el amor 

10.17 “En este sistema de pensamiento, en el que resulta apasionante profundizar, destaca la presencia simbólica del baile constante entre lo masculino y lo femenino, en una representación avanzada de los hemisferios que alternan y complementan funciones en el complejo juego cerebral del pensamiento. La complejidad emotiva y el impulso activo analítico definen el primer estadio de pareja como buscadores internos que anhelan, desde el misterio mutuo, el vehículo del amor en convocación de trascendencia”.
COMENTARIO DEL AVENTURERO
Tanto lo analítico como lo emocional en la forma en la que el pensamiento opera, funcionan como dos impulsos. Dos impulsos de crecimiento, desarrollo, comprensión de lo que nos rodea, de lo que somos…
Lo analítico se asociaría a lo masculino y a la energía yang y lo emocional a lo femenino y a la energía yinen la filosofia Taoista y en el planteamiento del Libro del I Ching.
Este baile o juego de ambos aspectos, es una representación de nuestro funcionamiento energético, y puede que configure el funcionamiento de lo que nos rodea, como si de un reflejo se tratase… Así de esta manera un paisaje exógeno sería el resultado de un paisaje interior. En el libro de las transformaciones, se describen los exagramas, como parejas de ideogramas (un ideograma se correspondería con un trigrama) que representan los elementos de la naturaleza en paisajes concretos, cualidades determinadas o jerarquías en un grupo.
El aspecto femenino y el aspecto masculino de cada uno de nosotros está fluctuando y recorriéndonos constantemente, dibujando paisajes. Toda la proyección que se pueda hacer de ambos en un equilibrio dinámico nos impulsaría hacía un desarrollo de nuestro funcionamiento energético. Y esta se produce como resultado de una intención.
Si ambos aspectos no son opuestos ni complementarios, porque el uno y el dos dan lugar al tres… hay un misterio de el uno para el otro que se convierte en una búsqueda.
Una búsqueda, alentada por el amor, como fuerza que nos impulsa a trascender, a ir más allá de la dualidad.

domingo, 14 de febrero de 2016

Texto 10.12

Publicado por el feb 14, 2016 en Prólogo a la carta número diez. El libro de los compromisos.
10.12 “¿Es la sublimación del sexo un camino que facilita la lectura del resto de los diamantes del mismo racimo?: probablemente sí, así lo relata el planteamiento del quinto Veda, así lo definen los ritos órficos y los secretos estudios pitagóricos. Pero no por la vía de la práctica bacanálica, desenfrenada, patética o dependiente, sino a través de la percepción de lo mistérico. Es la experimentación del ritmo telúrico, del ritual mecánico del zen, como un canto a la vida para llegar al éxtasis de la muerte en la seguridad de la resurrección. Es por lo tanto un rito arquetípico en sus dos sentidos de memoria y futuro, no exclusivamente ligado a la reproducción, pues es obvio precisar que la disponibilidad sexual humana no depende de ciclos temporales ni de estados de fertilidad, sino de actitudes sensoriales activadas por aspectos fantástico-sensitivos y emocionales”.
10_12
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
El sexo está presente en la naturaleza del ser humano en todo, es decir que nos relacionamos de manera sexual con todo, ya que nada es desligable de nada. Y esto, lejos de provocarnos risa, o miedo, debiera simplemente hacernos más conscientes de la importancia profunda que tiene en nuestro funcionamiento. Siendo esto así, podríamos considerar el acto sexual entre dos personas, como la máxima expresión de nuestra sexualidad.
Parece que el primer paso debiera ser conseguir una compensación energética masculino-femenina del propio individuo, y desde ahí producirse el encuentro con la energía de otro ser. Todas las culturas ancestrales recogen en sus textos sagrados el elemento sexual del ser humano como algo con una potencialidad transformadora y de conocimiento importante, y nuestro autor lo define como un: “canto a la vida para llegar al éxtasis de la muerte en la seguridad de la resurrección”. Un rito sagrado cuya experimentación adecuada seguramente desde la preparación adecuada, puede abrir velozmente una vía de conocimiento.
Un rito de tal magnitud que nuestra sociedad insiste en banalizar, en mostrar y defender como “buen uso” sólo la parte superficial y mecánica del sexo, convirtiendo así la relación en algo casi deportivo, o gimnástico, en una práctica “necesaria” y no trascendente, en un mero desahogo hormonal y anímico. Seguro que no es gratuito ni casual, que la pornografía haya ganado terreno hasta ser asumida por muchos como una forma natural y sana de la práctica sexual. ¿Qué poderes están detrás de robar al ser humano la fuerza energética de la que es portador, limitando su sexualidad a algo inanimado?
Desde una posición de absoluto desconocimiento, hay varios términos que observando la tendencia de nuestros modos relacionales, me cuestiono: frente a necesidad, entrega, a pacto, compromiso, a certeza, confianza, evidencia, intuición, prepotencia, ignorancia, dominio, responsabilidad, conocimiento, libertad…

Debemos empezar a reivindicar el derecho, o quizá asumir la obligación, de caminar fuera de la aprobación del sistema en el descubrimiento de la sexualidad y comenzar a vivirla como un acto de transmisión y entrega, renunciando a los estereotipos y acercándonos a la posibilidad del mundo de la estética, donde quizá el único modelo sea la verdad personal y propia descubierta por cada individuo.

domingo, 24 de enero de 2016

Los aerosoles son lánguidos

porque los terratenientes se constipan a menudo sobre todo cuando advierten que los cánticos de iglesia y las parodias circenses se extrapolan a conciencias de pedregales que asienten a pirotecnias tendidas cuan largas son las serpientes en las cuerdas de la ropa de parisinas de puras refinadas redondeces.

domingo, 17 de enero de 2016

Texto 10.8

Publicado por  el ene 17, 2016 en Prólogo a la carta número diez. El libro de los compromisos.

10.8 “En este estado de confusión se presenta el mito de lo sexual como algo que va a estar influyendo toda la vida. A ello contribuye el fenómeno de los papeles cambiados, o al menos confusos. En la sociedad humana se repite un fenómeno inverso a la mayoría de las especies animales: la hembra se viste de colores y el macho se uniforma de gris, y paralelamente, desde una estructura morfológica bípeda y erecta, la mujer es, dentro de los llamados mamíferos, la hembra que más esconde el sexo, y el varón, con respecto a los otros machos, quien lo exhibe de forma más evidente. Estos y otros matices tendrían gran significación si se pretendiera hacer un estudio sociológico y antropológico, pero aquí no es el caso”.
10_8