viernes, 9 de octubre de 2015

9 de octubre de 2015 20: 51

Dice que está en el andén esperando el Metro, y que su mente, por propia voluntad y con independencia de la voluntad suya, elabora un gato asustado correteando y dando maullidos por entre los raíles.
Sabe que no es verdad, y que el gato en realidad no está allí.
Pero la angustia que siente al imaginarlo es angustia real.
Y que se siente tan mal que piensa que va a desmayarse.
Supone que es algún tipo de enfermedad, aunque no sabe que nombre pueda tener.
Pero hasta qué punto es enfermedad, se pregunta, si es al mismo tiempo capaz de pensar que lo es.

domingo, 4 de octubre de 2015

Texto 9.12

Párrafo 9.12

9.12 “Sin duda todo alimento es tóxico, todo producto que se administra al organismo tiene efectos secundarios, y aún no se ha llegado, al menos de forma colectiva, al viejo mito de la ingestión sagrada y sin residuos que propugnaba la piedra filosofal, pero el hombre debiera reflexionar en el carácter del combustible del que nutre su cuerpo. Sigue siendo un ser vivo, un resto animal o vegetal desde el que se está produciendo una transferencia de sustancias y de energía, tan esenciales para la continuación de la vida propia como para la valoración del sacrificio activo o pasivo de la vida del otro”.