viernes, 11 de septiembre de 2015

Cuando me miro al espejo



y el espejito me dice “cuando los otros nos miran creyéndose estarnos viendo no imaginan que nosotros los miramos y creemos que, lo mismo que nosotros, ellos piensan que sabemos que apenas somos las sombras lo mismo que lo son ellos de lo que nunca vio nadie ni en su mirar ni en el nuestro” yo le contesto “espejito, espejito no me mientas, no me mientas espejito que sabes que te estoy viendo”.


Y si el espejo responde “qué importa que me estés viendo si termino de decirte que me ves porque te pienso” yo me quedo sin palabras, sin palabras ni argumento para explicarle “espejito,  espejito tú me piensas porque me  miras creyendo que al imaginarte pienso que, lo mismo que los otros e igual que imaginan ellos,  te crees que cuando me veo no sé que me estoy mirando en el espejo que creo”.