domingo, 13 de diciembre de 2015

Texto 10.3

Publicado por  el dic 13, 2015 en Prólogo a la carta número diez. El libro de los compromisos.

10.3 “A pesar de los cambios experimentados en el pasado siglo, el dominio sigue siendo un aspecto con implicaciones esenciales en el campo de lo sexual. La mujer ejerce el dominio estratégico característico del invadido, sus caracteres morfológicos estimulan las capacidades tácticas, y la guerrilla se organiza a medida que el invasor se siente seguro. El hombre tiene a menudo la necesidad de reafirmarse a través de las estructuras de poder. A veces no importa cuánto ello tenga de real, sólo es necesario que se cumplan los preceptos del ejército conquistador: que el sometido reconozca la derrota, que el derrotado se preste a ser protegido, y que el conquistador sepa que el terreno conquistado es codiciado por otros”.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Texto 9.17

9.17 “A veces el hombre se complace en la búsqueda del sufrimiento mientras manifiesta su risa en la contemplación mezquina del miedo ajeno. Y no pregunta al hechicero, ni al faquir, ni al chamán el secreto del ruido que provocan los miedos. Pedid al ego viejo, tantas veces enfermo, que os cuente a través del humo de un fuego apagado por qué asustan los cuentos de encuentros del tiempo pasado con el presente. Preguntad por qué paraliza saber que todo el Universo es un camposanto y las sábanas de agua han tapado los cementerios. Preguntadle a ese yo, que se mantiene vivo, por la sangre que le dan a beber los apsaras, por qué es necesario poner alas a los ángeles para justificar el vuelo, por qué ponerle ojos a los dioses y manos a los médicos de siete rayos”.
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
El día acaba de nacer y ya somos viejos. Como si en cada cucharada de amargura que nos desayunamos cada día en las primeras respiraciones despiertos nos tragásemos los siempre renovados duelos de las dolorosas vísperas, incapaces de escapar a su constante veneno. Y no, no naceremos al día inédito, al futuro sin mácula, si no nos desprendemos de esa querencia al sufrimiento, de ese vergonzante regodeo de lo muerto, ansiando además que a nuestro alrededor nadie viva, que nadie logre reírse de sus miedos, para que no resulte aún más evidente que hemos quedado un día más atrapados en las entretelas de una muerte preñada de silencios, abortados en la miseria del miedo, orgullosos de permanecer postrados a la sombra del tiempo.
Necesitamos razones y justificaciones de lo maravilloso, sabiendo que lo maravilloso está infinitamente más allá de lo comprensible, de lo justificable. La Verdad está Viva y vuela muy por encima de cualquier concepción de la realidad imaginable.

viernes, 9 de octubre de 2015

9 de octubre de 2015 20: 51

Dice que está en el andén esperando el Metro, y que su mente, por propia voluntad y con independencia de la voluntad suya, elabora un gato asustado correteando y dando maullidos por entre los raíles.
Sabe que no es verdad, y que el gato en realidad no está allí.
Pero la angustia que siente al imaginarlo es angustia real.
Y que se siente tan mal que piensa que va a desmayarse.
Supone que es algún tipo de enfermedad, aunque no sabe que nombre pueda tener.
Pero hasta qué punto es enfermedad, se pregunta, si es al mismo tiempo capaz de pensar que lo es.

domingo, 4 de octubre de 2015

Texto 9.12

Párrafo 9.12

9.12 “Sin duda todo alimento es tóxico, todo producto que se administra al organismo tiene efectos secundarios, y aún no se ha llegado, al menos de forma colectiva, al viejo mito de la ingestión sagrada y sin residuos que propugnaba la piedra filosofal, pero el hombre debiera reflexionar en el carácter del combustible del que nutre su cuerpo. Sigue siendo un ser vivo, un resto animal o vegetal desde el que se está produciendo una transferencia de sustancias y de energía, tan esenciales para la continuación de la vida propia como para la valoración del sacrificio activo o pasivo de la vida del otro”.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Cuando me miro al espejo



y el espejito me dice “cuando los otros nos miran creyéndose estarnos viendo no imaginan que nosotros los miramos y creemos que, lo mismo que nosotros, ellos piensan que sabemos que apenas somos las sombras lo mismo que lo son ellos de lo que nunca vio nadie ni en su mirar ni en el nuestro” yo le contesto “espejito, espejito no me mientas, no me mientas espejito que sabes que te estoy viendo”.


Y si el espejo responde “qué importa que me estés viendo si termino de decirte que me ves porque te pienso” yo me quedo sin palabras, sin palabras ni argumento para explicarle “espejito,  espejito tú me piensas porque me  miras creyendo que al imaginarte pienso que, lo mismo que los otros e igual que imaginan ellos,  te crees que cuando me veo no sé que me estoy mirando en el espejo que creo”.

domingo, 26 de julio de 2015

Texto 9.7


9.7 “Parece que hubo sabios en aquella tercera Antigüedad, porque no fueron chamanes corrientes ni druidas avezados ni kuretes inspirados los que inventaron y dieron forma al tercer paso alimentario. Debieron ser kirios, verdaderos portadores de la luz, los que consiguieron transformar la espiga silvestre en cereal, los que modificaron el frutal prácticamente improductivo, aumentando cantidad y tamaño hasta llegar a las piezas que hoy conocemos en los mercados”.
9_7

viernes, 26 de junio de 2015

24 de junio de 2015 15:47

Que no, que te he explicado cientos de veces que el pienso para las bolas de pelo no es necesario ponérselo seguido. Lo alternas con el normal cada diez o doce días y ya está.

¿El enlace arriba, en la fecha?

Lo tomó del muro de facebook para enseñártelo.

 Dice que como hay personas que cree que alguna vez conociste pensó que, después de tantos años, te gustaría volver a verlas.

Me olvidé de apagar el ventilador, y creo que dejé la radio puesta.

Apágalos tú, por favor.

domingo, 21 de junio de 2015

Texto 9.2

Párrafo 9.2

9.2 “La vida basada en la recolección nómada del fruto y en la caza con herramientas agresivas precarias debió conducir a una brutal selección de los individuos más fuertes física y biológicamente. La alimentación por procedimientos carroñeros también debió crear graves problemas de enfermedades tóxicas y bacterianas. Un cambio sustantivo en lo social, y también en lo orgánico y lo psicológico, se produjo con la aparición del fuego; la alianza mistérica de los humanos con la representación telúrica solar, el fuego, se remonta a los tiempos en que los hombres convivían con los volcanes y con los dragones, tiempos de mitos y héroes, tiempos en los que la muerte debía estar tan presente que apenas dejaba espacio a cualquier otro tipo de sentimiento”.
9_2

jueves, 18 de junio de 2015

Oración


No sé como es de grande el paso que separa la devoción del fanatismo. Es quizás por eso que me dan un poco de miedo.



lunes, 1 de junio de 2015

¿Y los que terminan de llegar no van a forrarse?


No porque los que acaban de llegar son altruistas y sólo quieren lo mejor para el pueblo soberano; para sí mismos no quieren nada.
¿Verdad, señor Forges.
Y, de sacrílegos nada ¿Desde cuando es sacrilegio o puede ofender a nadie que una señorita (ahora concejala, o algo así) irrumpa en una iglesia, en plena misa, profiriendo gritos y amenazas con las... con el busto al aire?

jueves, 21 de mayo de 2015

21/5/15 20:01

Es que hay que tener cuidado de que la puerta de ese armario esté cerrada; sabes que le gusta meterse ahí a dormir con López pero, ¿sabes?, en cuanto me ve con el rastrillito se marcha corriendo encima de la cama. Le encanta.
¿Agua a la siempreviva? ¡Pero si se llaman así precisamente porque apenas la necesitan!
En un bolsillo de esa chaqueta tuya de sport verdosa, meto la mano y un billete cuando la saqué para el tinte. Menos mal que miré.
Pues con manías nuevas cada día que pasa, ¿o cabe esperar otra cosa?
Hoy toda la mañana escuchando dale que dale - y diciéndole luego me lo cuentas que tengo que hacer, pero "no cuelgues que ya mismo termino" - con el ordenador, que le preguntaba se puede saber que haces y que “amigos”, contestaba.
“¿Pero qué amigos si no sales de casa?”, pensando yo pero sin abrir el pico, por no liarla, como sin que sepa una ni cómo se le sube de repente el gato a la parra…
Oyendo cómo bisbiseaba para sus adentros unos nombres rarísimos aunque, alguno, sí que era más normal como Ovidio y una tal Eleanora de apellido no me acuerdo muy bien pero parecido al de ese actor tan guapo del Titanic.
Total, que colgué por fin aburrida y me marché a comer, y cuando he subido mira lo que había hecho.


domingo, 17 de mayo de 2015

Texto 8.25

Publicado por  el may 17, 2015 en Octavo Mensaje. Bailando sobre los hilos de Maya 

8.25. “Recibir la experiencia de los que nos precedieron debiera ser culto recomendado o cultura. Acaparar los miedos amontonados por los barrenderos ciegos sólo parece conducir a estacar los ojos con alambradas, a taponar los oídos con inocuos refranes, a cargar las manos con pesados guantes de plomo o a convocar el hambre sin que haya alimentos.”
 8_25

miércoles, 6 de mayo de 2015

de Enrique

RENUNCIANDO A LA RATIO

Desconozco los trámites que habrán tenido que hacer y las trabas administrativas que habrán tenido que superar, también ignoro las resistencias que habrán tenido que vencer dentro de su profesorado y su colectivo de familias, pero si finalmente lo han hecho, si lo han anunciado y lo están poniendo en práctica, es porque era posible hacerlo. No lo prohibía expresamente la ley.

lunes, 20 de abril de 2015

Margarita Alexandre


En los últimos días me ha venido acudiendo a la cabeza la imagen de una compañera de colegio y una frase que pronunció un día al mencionar a alguien, un hombre, cuyo nombre no recuerdo, y decir a continuación “que es muy amigo de mi madre”.

No recuerdo el nombre de aquel hombre, pero sí que entonces debí de reconocer como personaje relevante de la época (principio de los años 60) porque de ella, la madre, me hice de inmediato la idea de que no era una madre como la mía, no un ama de casa (corriente) como mi madre sino una mujer de más mundo, con más vida social.

Bueno, pues en los últimos días mi compañera y su frase han acudido con frecuencia a mi memoria, sin saber por qué; y esta mañana, leyendo el País mientras desayunaba en el bar, fui a dar en la sección de cultura con esta fotografía que, en un principio, no me remitió (como es natural no habiéndola visto en mi vida) a ningún recuerdo pero me detuve a leer el artículo que la acompañaba  y  que no voy a copiar aquí porque ya he puesto el enlace en el título.

Mi compañera de colegio se llamaba Margarita Melgar.

No puedo, naturalmente, tener la seguridad absoluta de que esta señora sea aquella madre de aquella niña; pero me ha parecido una coincidencia curiosa, o chocante, ir a dar con su foto y con su historia.

Y, sí, tuve yo razón; no era una madre como la mía.

domingo, 12 de abril de 2015

Texto 8.20

Publicado por  el abr 12, 2015 en Octavo Mensaje. Bailando sobre los hilos de Maya

8.20 “Ello conduce a un esquema doctrinario con escasez de matices y cerca de lo monocorde. Y toda doctrina no es sino el planteamiento de una cruzada para corroborar el evangelio del pensamiento único”.
Kira_8_20

*******
Qué-vedos?
13 abril, 2015
Your comment is awaiting moderation.
Aracne, desdichada, urdiendo milamores que incurrentes en délficas inmolaciones de sincrónicos, edáficos laberínticos sinécdoques exhalando alheñares impertérritos para escrofulosas o antitéticas Euménides daltónicas destejen, se desmiembran, descuartizan el agónico fragor del debatir la impavidez frente a la ira, palidece inerme, inoperante, acurrucada, aovillada en la prisión de la desidia, del para qué de su febril, tenaz y laboriosa fracasada finta.
Nota. Para versión en color pulsar aquí:
http://valentina-lujan.es/A/aracne.pdf

12/4/15/16:06

Hoy, abro el blog cuando he subido de desayunar - pues porque la caja de bombones de las cucharillas que siempre ha estado en el segundo cajón a la derecha del escritorio no sé qué has hecho con ella, y no iba a removerlo con el dedo; hay que vivir con un mínimo de orden, creo - y mira lo que me ha colocado:
Como contigo parece que se entiende mejor, a ver si la próxima vez que habléis puedes averiguar de qué está hablando.

No encuentro tampoco el hermano de los calcetines de tenis. Siempre pierden algo, menos la semana pasada que una falda de flores bonita pero muy arrugada. Y que no podía ser. Le dije pero cómo va a ser mía si lo que es para planchar lo traigo aparte.

¿Mustio el coleo?

Le faltará sol o le estará sobrando agua.

No enchufes la nevera que es aposta.

martes, 31 de marzo de 2015

31/3/2015 15:12

Hoy tiene algo nuevo que contar. Por eso te lo escribo.
Esta mañana salió, a una exposición en la fundación March. Art Decó.
El sábado dice que lo intentó. Ir, al menos. Y lo logró aunque no se quedó, había mucha gente y pensó dejarlo para mejor ocasión.
Dice que cuando regresó a casa le dolía la cabeza, sentía mareo y sudores fríos y le temblaban las piernas.
Para terminar de complicar las cosas había un perro, en la puerta de un supermercado, con mantita y correa, esperando a su dueño. Pero se le puso el corazón a mil y dos noches sin dormir, pensando si el dueño, pensando en otra cosa, lo olvidaría allí.
Y pensando en volver, todo el rato, a ver si seguía... Pero diciéndose "tienes que ser razonable" y una persona normal.
Ayer, comiendo con R., dos veces que salió porque oía ladridos y quería saber "de dónde vienen; no lo puedo evitar".
R. le regañó. R. es de caracter amable y bastante pausado, no se altera; pero le regaño "¿no puedes comer, con tranquilidad, y hablar?". Y "tú no puedes salvar toro mundo".
- No hago daño a nadie.
- Haces daño a ti. Si yo fuera como tú en una semana estaría en psiquiátrico con...
Y hacia el gesto de estar amarrado.
- Se llama camisa de fuerza.
En la segunda vez lo vio, al perro, blanco y de lanas con su dueña, en una de las mesas de la terraza.
Y respiró "mira, ya está; era de la señora".
- Siempre haces problema dónde no hay problema.
Luego, a media tarde, telefoneo preguntando "¿te he molestado? No quiero molestarte. Lo he dicho porque no es bueno para ti".
- ¡Pero no me has molestado!
Y se fue, dice, por la tarde, al intercambiador a hacerse el abono transporte.
"Si quieres salir un poco más, comportarte como una persona normal, ir al cine o a un teatro o a dónde sea, no puedes ir siempre en taxi como los ricos".
Vale.
Así que hoy, con el abono en el bolsillo, hizo un nuevo intento y volvió a la exposición.
En el autobús "no sé cómo se utiliza" y, los viajeros, "ahí, ahí, un poquito más abajo".
La gente es amable.
La exposición le ha gustado. 
Dibujos, objetos, fotos, muebles. Una chaise longue de le Corbusier, auténtica, despellejada y hecha un desastre. Pero, qué caray, auténtica de le Corbusier.
Y brazaletes, adornos, relojes, jarrones...
Y dibujos del interior del trasatlántico Le Normandie; y un salón elegantísimo con señoras vestidas de largo.
Eso sí que era viajar y nos los cruceros peleones de ahora.
Y que se alegró de haber ido.
Y que luego en la calle pensando "¿y si encuentro un animal perdido y no puedo ayudarle?".
Y que entonces le daría un paro cardíaco. Y que el animal se quedaría sin socorrer.
"Algún alma caritativa llamara al Samur", quiso pensar.
Y otra alma caritativa se ocuparía del animal...
Pero no encontró ninguno.
"Casi nadie encuentra animales perdidos".
"Relájate un poquito, anda". Dijo.
Se llama galán de noche. Y necesita sol pero no demasiado.
Mejor quizás si tuviéramos jardín...
Si se riega poco se le caen las hojas.
Si se riega demasiado se le ponen amarillas.
Así que...
Se han terminado los cereales.
Descorre por favor las cortinas.
No, no se deja cortar las uñas. Ya lo sabemos...
Y no dejes ningún cajón abierto; pero antes de cerrarlo asegúrate de que no está dentro.
¿Has visto mi cuentahilos?


domingo, 15 de marzo de 2015

Texto 8.16

Párrafo 8.16

8.16 “La habilidad del lenguaje no es un aspecto menor al ser considerado como una de las capacidades esenciales que distinguen al hombre como “rey” de la Creación, pero es un pálido reflejo de su capacidad real”.
8_16

domingo, 8 de febrero de 2015

Texto 8.11

Publicado por  el feb 8, 2015 en Prólogo a la carta número ocho. Encima de las estrellas.

8.11 “Algunos biólogos, sociólogos y antropólogos ya dicen que los saltos evolutivos de la especie humana han llegado a su fin. La afirmación parece estar basada en la eliminación progresiva del esfuerzo, de la lucha contra la Naturaleza y las dificultades del entorno. El enfrentamiento con las bestias depredadoras ha desaparecido, ahora las bestias están en los despachos; la exposición a temperaturas extremas o a carencias alimentarias tienden a remitir?; en definitiva, el nivel del confort parece haber disminuido el impulso del hombre hacia dar saltos cualitativos en sus capacidades, al menos las defensivas”.
8_11

miércoles, 28 de enero de 2015

JUECES ANTICORRUPCIÓN

por  el 28 enero, 2015 en DerechoPolítica

Soy un Juez cualquiera en un Juzgado de Instrucción cualquiera. Llevo los asuntos habituales: robos, hurtos, lesiones, accidentes de tráfico, etc. Tengo el Juzgado hasta arriba de papel, con declaraciones y señalamientos a diario. Pero hoy me ha tocado el Gordo. Han llegado al Juzgado ocho cajas con un asunto muy feo de corrupción. Cuatro Alcaldes, sus Concejales de urbanismo y varios funcionarios denunciados. Parece que, además, pudiera estar relacionado con la financiación ilegal de uno de los grandes partidos políticos. El expediente está repleto de datos contables y no tengo la formación necesaria para entenderlos.

domingo, 11 de enero de 2015

Texto 8.7

8.7 “Las antiguas costumbres pedagógico-discriminatorias entre sexos están afortunadamente desapareciendo, pero a su vez ello genera una crisis de competencia. El número de locos encerrados en su propia cárcel de neuronas crece; el aislamiento se refleja en el anonimato a través de la tecnología, y la duda se tapa con la evasión insustancial; los viejos se amontonan en guetos confortablemente dudosos porque ellos ya han sido convencidos de que son inservibles”.
8_7

Alicia Bermúdez Merino con DNI 00132839z
13 enero, 2015
Your comment is awaiting moderation.

Busco “pedagógico” en el diccionario de la RAE porque dudo de tener claro el concepto de qué es y sospechando que la costumbre que arrastro de imaginarlo referido a niños, siempre en torno a niños, me induce a error. Así encuentro que, bueno… cualquiera que no sea yo lo sabrá, pero es lo que encuentro y así lo corto y pego, literal:
pedagógico, ca.
(Del gr. παιδαγωγικός).
1. adj. Perteneciente o relativo a la pedagogía.
2. adj. Se dice de lo expuesto con claridad que sirve para educar o enseñar.
Lo que me lleva a deducir que no es necesaria ni exclusivamente algo dirigido a niños, porque siempre habrá algo — aunque se sea muy viejo — pendiente de ser aprendido, de que el “viviente” habrá sin tregua ni pausa ni descanso de ser educado o enseñado a… lo que sea.
Parece, también, que el aprendizaje en cuestión ha de llegar de fuera, que ha de ser otro, distinto de uno mismo, el que desempeñe, o asuma, la labor de educarnos.
Creo que, en realidad y por mucho que el aprendizaje lleve incorporadas diferentes materias y disciplinas cuya utilidad quién sería yo para cuestionar, lo incuestionable e ineludible es que estamos obligados a aprender a vivir; lo cual resulta a su vez chocante, o me lo resulta a mí, porque, ¿aprender a vivir para terminar muriendo?
Se me antoja contradictorio; pero, aunque no lo fuera, aunque el aprendizaje del vivir fuese a ser algo que sirviera para una vez adquirido el correspondiente título salir con él bajo el brazo por la puerta de la ignorancia y a partir de ese instante empezar a ejercer de “viviente titulado”, docto en la materia, me sigue asaltando la zozobra de que tal cosa sea posible.
Todo lo que se aprende es basa (o se acumula) en experiencia, propia pero cimentada, a su vez, en la del… ¿docente? Que nos la muestra.
Me temo, y que me perdonen todos los que lean estas líneas y sepan más que yo, que por mejor voluntad que se ponga y por más empeño que se aplique a la tarea siempre iremos, enseñante y aprendiz, a la zaga y a rebufo del instante.
A sumar. Aprendes a sumar dos y dos y ahí se queda; y luego, con ese tramo del camino andado, atesorado ese saber, aprenderás a sumar cuatro y cuatro, y todo estará yendo de alguna forma en una especie de progresión digamos lógica, o coherente, y también de alguna forma previsible.
¿Pero se puede prever en cada instante el instante siguiente que la vida va a deparar?
Y, aunque se previera, ¿serviría lo aprendido en el momento y las circunstancias y el entorno en el que se aprendió para saber resolver el imprevisto?
La vejez. Se dice que los viejos saben pero, ¿saben qué?
Aunque nunca dejen, dejemos (lo digo por mí) de aprender, lo aprendido será viejo (también) e inservible en el ahora mismo en que, por concretar, veo las 3.18 en la pantalla del ordenador.
No sé lo que he aprendido, si poco o si mucho, a lo largo de los años, pero me temo que para cuando el reloj de la pantalla salte a las 3.19… que ya ha saltado, perdido ese minuto en teclear, pero, bueno, el 20 si es que me da tiempo de atraparlo, ¿sabré vivirlo siendo la primera vez en toda mi vida que viviré el minuto 3.21 (o 22, o el que me dé tiempo de alcanzar con las yemas de los dedos deambulando torpes, confusas como yo y como las manos mías por el teclado) de un martes, el único martes de toda mi vida 13 de enero de 2015?
Mira, las 3.25 entre unas cosas y otras…
Me quedaré quieta y esperaré al siguiente sin hacer nada. Y que por lo menos no se me escape.