domingo, 22 de diciembre de 2013

Texto 6.18

Publicado por  el dic 22, 2013 en Prólogo a la carta número seis. Otros sueños 

6.18 “Un conocimiento venido, como todos los conocimientos, de más allá de la raya del tiempo, describe cómo los ritmos son dominables, cómo el hombre puede acceder a ir descubriendo y contagiándose del anhelo de buscar el nacimiento de sus propios misterios. De él han ido bebiendo todos los ritos buscados por todas las doctrinas marcando los tiempos, los sonidos, los movimientos y la respiración, y su utilización por el poder ha existido y existe, pero no se han podido esconder propuestas que sobrepasan a los cleros y a las parodias de complicidad, porque cada hombre sabe, aunque no lo descifre su consciencia, que en su piel y en sus pulmones y en su respiración está escrito el esquema de su estado y de su ser, y quizás también el camino que conduce al puente que los separa y los une”.
6_18

domingo, 15 de diciembre de 2013

Texto 6.17

Publicado por  el dic 15, 2013 en Prólogo a la carta número seis. Otros sueños 

6.17 “Cuentan los Vedas que en la gama invisible de la realidad hay un néctar áureo de valor infinito, que limita con las fronteras que simbólicamente llaman éter, denominado prana; desde Occidente se ha pensado como una energía sutil que puebla el aire, un mito alimentado por brahmanes y esotéricos para justificar sutilezas inalcanzables. Pero es una leyenda que ya estuvo presente en culturas que respiraron hace ocho mil años, y que se siguió transmitiendo hasta que el cristianismo la acogió en la forma de comunión de los santos. Sea como fuere, hay una energía no tan sutil que vibra en una gama de frecuencias no perceptible por el actual desarrollo de los sentidos, que parece tener la misión de comunicar y universalizar la sangre de todos los hombres. Puede que haya un corazón que bombee la energía que llega a todos los humanos, un corazón que impulsa la sangre invisible que llega a todas las células. Un corazón sin coraza, transparente e invisible cuyo latido se escucha cuando se calla el ruido del deseo, cuyo ritmo se siente cuando se disipa la niebla del miedo”.
6_17

domingo, 27 de octubre de 2013

Texto 6.10

Publicado por  el oct 27, 2013 en Prólogo a la carta número seis. Otros sueños 

6.10 “La sangre se pone en contacto con el aire a través de un órgano endógeno exógeno que es el pulmón. Ese crisol con forma de Tablas de la Ley, como dos montes gemelos, encierra arcanos y misterios aún no accesibles a la comprensión común, pero que intentan convocar al hombre hacia la liberación de su nivel de consciencia. La respiración es una de las actividades orgánicas que parecen merecer una especial atención en cualquier viejo manual de técnicas evolutivas”.
6_10

domingo, 22 de septiembre de 2013

Texto 6.5

Publicado por  el sep 22, 2013 en Prólogo a la carta número seis. Otros sueños |

6.5 “Cada uno desplaza su dios mistérico, quimérico y simbólico en forma de su pequeño dios creador disfrazado de albañil que construye un mundo con fronteras llenas de caniches feroces disfrazados de Cerberos; un mundo pequeño donde hay toda suerte de frutales manipulados, pero donde no cabe el manzano del jardín de las Hespérides, ni tan siquiera el de la ciencia del bien y del mal, un mundo pequeño rodeado de luminosas cristaleras que no dan a ninguna parte, donde los pensamientos zumban como abejorros en cortejo nupcial sin dama, y se golpean insistentemente en los cristales de un muro donde las hojas no se pudren y el suelo no se nutre, donde no cabe el asombro porque no se miran las sombras”.
Comentario de Afrodita:
Dios es un personaje masculino que se parece al primer adulto hombre, o al primero hombre que por la razón que fuere nos llamase la atención, que conocimos cuando éramos niños.
Más tarde, cuando empezamos a hablar, nos dirigimos a él llamándolo padre y, siempre, para pedirle cosas (igual que a un padre) o para pedirle perdones por faltas que no sabemos si lo son — o lo sabemos tan sólo porque lo aprendemos de nuestros mayores, padres, superiores, gentes que se parecen tanto a él, que a su vez lo aprendieron de los suyos — y ni siquiera si las hemos cometido, pero, por si acaso…
A las madres no. A las madres siempre se las ha temido menos. Nunca se ha tenido la sensación de que fuesen tan justicieras y, en efecto, quien más quien menos, tenemos constatado que los castigos impartidos por las madres raramente son demasiado severos. Quizás porque se parecen menos a Dios que los padres.
Luego en las casas, en las familias, en la medida en que se contaba con una economía  que permitiera que algunos de sus miembros (no todos) adquiriesen formación o cultura, se elegía que fueran los chicos, los futuros hombres y padres que a más corto o largo plazo serían los émulos de Dios.
Las niñas, futuras mujeres y madres, no. Aunque la economía familiar lo permitiese se dejaba de lado el que adquiriesen conocimientos porque, total, pará qué si no se iban a parecer a ÉL  y, en el caso de que se pareciesen, hubiera sido un verdadero escándalo, algo así como pretender travestir a Dios; así que mejor dejarse de experimentos.
Más adelante, cuando esos hombres y mujeres organizaban sus vidas en pareja y tenían hijos les enseñaban lo aprendido (el padre más, que para eso era el que más sabía) y cuando un niño hacía cualquier tipo de pregunta la madre solía responder “pregúntale a tu padre”.
 Y a rezar el Padre Nuestro que estaba en los cielos,  un lugar desconocido y remoto parecido tal vez  (en la mente infantil) al de trabajo en que el padre (con minúscula) pasaba gran parte de su tiempo para proporcionar a la prole el pan de cada día.
Y cuando se tenía miedo o había que salir de algún atolladero se acudía al padre clon del Padre que nos libraría del mal.
Todo en la cultura occidental (de la oriental y de otros lugares mi desconocimiento es total) arrastra de forma inevitable a aprender a Dios como un hombre. Y si la mayoría de los hombres que todos conocemos no son un dechado de perfecciones — bueno, que las mujeres tampoco, pero como estoy hablando de Dios no entran en cuenta — cómo puede entrarnos en la cabeza que ese Señor que los hizo a su imagen y semejanza es alguien muy distinto.
Porque además Dios es alguien, y — exactamente igual que cualquier otro alguien a quien muy poquitos nos echamos en cara en nuestras vidas — tiene virtudes que además de ser supremas (supremacías que sólo podemos cuantificar tomando como referencia las virtudes de los hombres que tenemos a mano) son enunciadas siempre en masculino; Dios es justo, Dios es Bueno, Dios es todopoderoso.
¿Cómo con esos mimbres podemos nadie tejer el cesto de un Dios que no sea ni más ni menos que cualquier Don Nadie?
Pero, bueno, eso era antes. En el siglo pasado y lo poco que llevamos de éste y con eso de la igualdad, las mujeres han (hemos) roto muchos moldes. Y no sólo las mujeres sino los transexuales, los bisexuales, los… Bueno, no me sé más.
Y cuando un niño pone los ojos y las entendederas en ese muestrario variopinto que desfila por delante de él debe de quedarse bastante perplejo preguntándose por qué ninguno de los candidatos se parece al Dios que ha visto en algún cuadro o en alguna estampa que alguien pintó alguna vez.
A Dios nunca se le hubiese debido dar nombre, ni adjudicarle una forma ni una fisonomía. Nos habríamos evitado todos muchas malformaciones mentales, muy difíciles ya de erradicar.

lunes, 26 de agosto de 2013

Libertad. Artículo de Bárbara Apuente

Valentina 26 agosto, 2013 at 20:05 # 
Sara apunta, en mi opinión con buen criterio, que conceptos que todos manejamos no están teniendo la misma frontera para todos los que los estamos utilizando.
El egoísmo, por seguir con el ejemplo que ella pone, ¿estará siendo el mismo “egoísmo”, teniendo la misma frontera, para Sara, o para Bárbara, o para mí, o para cualquier otro lector tanto del artículo como de los comentarios a que ha dado lugar?
Posiblemente no, y posiblemente nadie tengamos una idea limpia, desprovista de egoísmo de qué es egoísmo absoluto y en estado puro.
Y lo mismo sucede con toda una lista de conceptos que pueden ser enumerados.

Para leer el artículo pulsar en el título de la entrada.
Para leer el comentario completo pulsar en la almohadilla azul.

Más entradas con la etiqueta Otras políticas


martes, 20 de agosto de 2013

Espanta desorienta

Espanta, desorienta, ahuyenta y destierra y arrincona, hazme olvidar la somnolienta roma una vez más marcada a sangre y fuego por el temor de quebrantar cordura, uncida de mi sentir tan viejo y tan cansado, búsqueda que deploro en la angostura, turbia de luz, larga de irredención, resuelta, irreductible, a preceptiva atroz, mortal, paralizante, odiosa y tan asida a algún lugar ungido del valor que reclama extinguirla. 

domingo, 14 de julio de 2013

Texto 5.23

  1. Publicado por  el jul 14, 2013 en Quinto Mensaje. En el aliento de Cronos

    5.23 “Y mientras tanto, están cerrados los ojos a los infinitos ritmos de cada voluntad responsable, ignorando que cada vida contiene el sello de lo único. Y todos quieren que no pase nada, que no se cubran de blanco las cabezas, que no te pidan salir de la trinchera, que nadie descubra la cruz de la apariencia, que no brillen las luces en las manos”.

    Afrodita
    18 julio, 2013
    Cuando era niña, en el colegio, una profesora (no recuerdo de qué) nos contaba (tampoco recuerdo con motivo de qué) una anécdota, o pequeño cuento, en el que un hombrecillo entra en una iglesia, se coloca frente al altar y se aplica a ejecutar todo un repertorio de saltos y piruetas.
    El cura lo ve, y viene y lo amonesta; le dice que está en un lugar sagrado y que lo que está haciendo es una falta de respeto.
    El hombrecillo explica que es saltimbanqui, y que está agasajando a Dios, ofreciéndole lo que mejor sabe hacer.
    He recordado en diferentes ocasiones a lo largo de la vida aquella mañana, el ambiente dentro de la clase, la claridad en la ventana, la voz de la profesora y su tono al hablarnos. No sé por qué algo tan sencillo se queda grabado.
    No sé tampoco qué exactamente de los comentarios leídos es lo que me lo ha traído a la memoria ni por qué me ha asaltado la duda — nunca había ocurrido antes, o no me había dado cuenta — un poco inquietante de si es suficiente.
    Si es suficiente aplicar la mejor de las voluntades a depurar y perfeccionar al máximo aquello que somos conscientes de saber hacer muy bien; si, en ese centrar todo el esfuerzo en sublimar de qué somos capaces, no estamos (a veces) ignorando (de tan embebecidos o tan absortos) que tenemos quizás otras capacidades que desconocemos porque no ha surgido el detonante que las haga aflorar.
    Y, ese detonante, ¿hay que buscarlo? Lo que llamamos espíritu de aventura, ¿consiste en buscar o consiste en estar despierto para verlo llegar?
    Y, otra pregunta; ¿qué es más válido, más grato — volviendo al cuento — a los ojos de Dios, afianzarnos en aquello para lo que nos sabemos capacitados o arriesgarnos a meternos en jardines, aventurarnos en empresas que puede que nos sobrepasen?
    ¿Y si nuestro “para qué” no estuviera siendo el logro sino sólo el intento y, quién sabe, si no incluso el fracaso?
    Nacer y vivir para fracasar como ser humano ¿podría ser?
  2. Mandala (58)


domingo, 23 de junio de 2013

Texto 5.20

Publicado por  el jun 23, 2013 en Quinto Mensaje. En el aliento de Cronos 

5.20 “Cuentan las tradiciones venidas del futuro que por cada sicario adiestrado para clavar el alma a la supervivencia, vienen cuarenta y nueve palomas dispuestas al sacrificio”.

domingo, 14 de abril de 2013

Texto 5.10

Publicado por  el abr 14, 2013 en Prólogo a la carta número cinco. Pausas Imposibles 

5.10 “El sacrificio en su sentido profundo, limpiar los rastros de tanta tragedia pasada y futura, es abrir el camino de la consciencia, es la felicidad, favorece la eliminación del tiempo; y el sufrimiento venera la secuencia del tiempo para que la vida sea indefinida, una experiencia patéticamente definitiva. Sufrir retiene la energía en un lenguaje contrario a la creatividad, confunde el sentido de las palabras atrapadas en los fonemas e induce a amontonar neuronas a modo de dique, creando un pantano donde las aguas no se renuevan, donde sólo se ejerce lo binario y se ahoga la vida”.
5_10

domingo, 17 de marzo de 2013

Texto 5.6

Publicado por  el mar 17, 2013 en Prólogo a la carta número cinco. Pausas Imposibles

5.6 “Ellos pueden descubrir que el mensaje recorre los caminos de aquellos que sacrificaron su tiempo para dar la luz a los peregrinos de la razón, mientras Thoth, el mono cinocéfalo, sigue encargándose de pesar las virtudes y saberes de los catequistas devotos, mientras el ojo de todos los colores robado a Argos observa la ceremonia y sus lágrimas siguen salando la memoria de los mares”.
5_6_3

domingo, 17 de febrero de 2013

Texto 5.2

Publicado por  el feb 17, 2013 en Prólogo a la carta número cinco. Pausas Imposibles 

5.2 “Se pretende difundir el argumento de que hay un gen especializado para cada cosa, y que la mayoría de las actividades que se han ido diseñando en base a la necesidad, cierta o incierta, o a la pulsión del divertimento evasivo, son consecuencia y a su vez están dominadas por una acción genética determinista que insta y obliga a una forma de comportamiento que recorra un circuito determinado de la consciencia”.